NUEVAS NOTICIAS  
 
 
 
 
 

 
 
El Juglar Perdido

 

Les habla El Juglar perdido en un mundo de historias. Y... ¿qué es la historia? Sino abrazarse a un recuerdo y creer que eres el recuerdo; desenfocar tu presente y perderte el nacimiento...

A partir del 9 de marzo del 2006, fué añadida una estrella a la siempre hermosa Bandera de la República Bolivariana de Venezuela...

...de un Ser libre de dudas, miedos y misterios, de un Ser más viejo si al haber vamos recuerdos, que despierta entre risas y desayuna en lo eterno, que no cree en historias porque éstas no pueden verlo, que hace lo que quiere, y para todos está bien hecho, que ilimita los límites y no tiene techo, que es verdad y no es historia.

Venezuela: Territorio Libre de Analfabetismo

Créeme, éstos no son cuentos...
Créeme, lo pasado pasó y eso es un hecho.

 
 

Jesús miró a las muchedumbres que se apretujaban para su provecho egoísta. 2. Los hombres de saber y riqueza, de reputación y de poder estaban allí; pero no conocían al Cristo. 3. Sus ojos estaban cegados por el brillo de oropel de sus seres egoístas; no podían ver al rey. 4. Y aunque caminaban en medio de luces, andaban a tientas en la oscuridad, una oscuridad como la noche de la muerte.

5. Y Jesús levantó los ojos al cielo y dijo: 6. Te doy gracias, Santo del cielo y de la tierra, porque mientras la luz se esconde para los sabios y grandes, es revelada a los pequeñuelos. (cap. 104)

 

 
 
 
 

La verdadera Historia se revela en aquél que perdona. Se completa en Él.

Entonces, es liberada, rescatada, escuchada. Sólo entonces, es vista tal como es. Cuando ya no gobierna en la mente del hombre, éste la ama, la entiende, ya no es una carga. Ahora es respetada, llevada a su justo valor. Ya no es distorsionada por interesadas e imaginarias necesidades, amarrada como anzuelo de individualistas invidentes. El corazón no muerde. Ya no es usada para interrumpir nuestra inherente Igualdad. Ahora, ha sido salvada, desempolvada y puesta al servicio de la Unidad. Ya no es adorada, simplemente sirve a la naturaleza completamente satisfactoria de la Realidad. Ya no es ab-usada.

Ahora, sólo es un instrumento para tal reconocimiento.